Buenos días!! Hoy os traigo simplemente una dosis de realidad en forma de fotos. Y es que si no fuera por internet y las novedosas revistas de cotilleo, nunca sospecharíamos que Eva Longoria no es la diosa de piel dorada y perfecta con ojos profundos que vemos en la Alfombra Roja. Es guapísima hasta sin maquillar porque tiene unos rasgos femeninos muy bonitos, pero si sólo la conociéramos con esta «facha» tan corriente no la envidiaríamos tanto.

Cuesta trabajo encontrar instantáneas de las famosas sin maquillar, aparecen una y otra vez las dos o tres fotos que sus representantes y agencias no han conseguido evitar que vean la luz. ¡Haced la prueba! Escribid en el buscador de imágenes, por ejemplo, «Nicole Kidman sin maquillar», y vereis que salvo dos o tres fotos todas son de la actriz con su mejor «pose». Salvo previo pago de algunas publicaciones como Vogue, ninguna famosa deja que la fotografíen con un simple colorete y rimel.Y no entiendo el empeño en esconder el lado imperfecto y humano de las «celebrities», pues al menos a mí, me caen mejor cuando compruebo que no son de plástico que engordan al estar embarazadas y que les salen estrías, o que tienen pequeñas manchas de sol en la frente, tienen ojeras por no dormir acunando a sus hijos y arruguitas del cansancio y el estrés…

El maquillaje ayuda a que podamos mostrar nuestra mejor cara y a que potenciemos nuestros puntos fuerte (ojos, labios, piel…) pero también es importante aceptarnos y gustarnos con la cara lavada. ¡Arriba las mujeres sin complejos que saben valorar la historia de una arruga o de una cana! ¡Arriba las narices respingonas, pequeñas, grandes…diferentes! Busca lo que te diferencia y te hace especial y poténcialo! ( Y no me refiero sólo al físico). Un beso grande!! Chao!